Heràldica

Dilluns, Maig 20, 2013 – 10:45
550 anys d’Heràldica”

Durante el transcurso del año 2006, nuestra Villa conmemoró su 700 Aniversario de la Carta Puebla, datada el 31.12.1305. Una selecta programación de actos con un alto nivel de participación ciudadana, rindieron cumplido tributo y reconocido homenaje al importante documento. Quizás, el más emocionante de los eventos que se realizaron fue el celebrado en el Salón de Actos del Ayuntamiento, el mismísimo 31 de diciembre de 2005 ( 700 Aniversario ), donde fue compartida la lectura de la Carta Puebla, entre todas las asociaciones locales. También fue inaugurado un monolito en la Avda. Músic Pere Moliner, momento en que se interpretó una “Albà” en homenaje al noble documento.

En el valioso pliego fundacional de la Villa de Alcora, D. Juan Ximénez de Urrea, 3º Señor de Alcalatén y nieto del legendario D. Pedro Ximénez de Urrea, dice: “comparece el varón Noble D. Juan Giménez de Urrea, Señor de Monteagudo, sellado con su sello pendiente,”. La impresión del sello sobre el lacre, era la garantía de autenticación, así como los sellos colgantes (sello pendiente), usado en los cordones o vetas de cierres de pergaminos –caso de la Carta Puebla-. Los moldes de los sellos solían ser de anillo, hechos en metales nobles. Posteriormente se fabricaron de caucho, madera, goma sintética, etc.

Sobre la heráldica alcorina, el sello más antiguo que tenemos documentado y reproducido se remonta al año 1.459, sólo cuarenta años después de que se realizara la Repartición de Alcalatén. Un hecho de gran trascendencia, plasmado en uno de los documentos más importantes que se conservan en el Archivo Municipal de Lucena. Se trata de una “Concordia”, mediante la cual, l´Alcora y Lucena se reparten el patrimonio y territorio de la desaparecida Puebla de Alcalatén. Alcora recibió tres cuartas partes (75% = 117,3 Km2.), y que salvo ligeras modificaciones posteriores, conforma el actual término municipal más la antigua pedanía de Costur.

Posteriormente y hasta la llegada de la época constitucional, l´Alcora usó un blasón en el que figura una Cruz al Jefe del escudo (parte alta), que atribuían a la Orden de Montesa. En segundo lugar o parte central, lleva encaradas la diestra y siniestra en posición vertical, mostrando el Ala en sinople, y las Barras de Aragón (incorrecta interpretación). En su parte inferior ó punta, coloca las letras S.P.Q.A. (SENATUS••POPULUS•QUE••ALCORENSIS). El más antiguo del citado modelo lo tenemos datado en 1.695. Su forma era de los llamados oval ó eclesiástico. Se mantiene en el frontis de la Casa de la Música (antigua Casa Consistorial).

Ya más cerca de nosotros en el tiempo, el 19 de Marzo de 1.812 y en la ciudad de Cádiz, fue promulgada la 1ª Constitución Española, denominada “La Pepa” por tan señalado día. Alcora acuña sus documentos con un sello idéntico al anterior, de tipo oval, pero se le añade bordura, una franja en todo su perímetro en la que se inserta “AYUNTAMIENTO CONSTITUCIONAL DE • ALCORA •”. Este blasón se mantendrá vigente hasta que Alcora apruebe y legalice el actual modelo en 1.963, no así la leyenda que inserta en su bordura, que reflejará en su rótulo los cambios políticos habidos hasta el presente (vuelta del absolutismo, república, dictadura, etc.).

Durante la II República, la leyenda inscrita en su bordura fue modificada por la de “ALCALDIA REPUBLICANA DE •ALCORA•”. En junio de 1.938, los nacionales recuperan el cuño tradicional constitucionalista para toda documentación de carácter general, y modifican, el de uso privativo del Alcalde y Jefe Local del Movimiento: “ALCALDIA NACIONAL *ALCORA*”.

Antes de proseguir, cuando precisamente nos encontramos en el punto adecuado dentro del orden cronológico que intento llevar en este trabajo, es el momento de aclarar, que el escudo que figura en la parte central alta del presbiterio de la Iglesia Parroquial, en realidad data del año 1.944. Formaba parte de un amplio conjunto pictórico integrado por tres murales “lamentablemente desaparecidos”. Fueron realizados magistralmente por Rossend Escolà Cubells, que en la composición de los bocetos contó con el consejo y ayuda de otro extraordinario artista, el castellonense Juan Bautista Porcar. Los murales mostraban: La Trinidad (al centro), y en los laterales Ángeles tocando instrumentos de cuerda.

Llegamos a 1.960, nuestro municipio carecía de un Reglamento regulador para la concesión de Honores y Distinciones (Hijos predilectos, adoptivos, menciones honoríficas, etc.). Para disponer de tal Reglamento ú Ordenanza, el artículo 305 del Reglamento de Organización, Funcionamiento y Régimen Jurídico de las Corporaciones Locales de 17 de Mayo de 1.952 (derogado en 1.986), exigía la formación del correspondiente expediente, que una vez aprobado por la Corporación, debía ser sometido a la autorización del Ministerio de la Gobernación. El inicio de los trámites para cumplimentar el citado recurso, trajo consigo la necesidad de legalizar nuestra heráldica. Cualquier documento, insignia, placa o medalla dimanante de una concesión honorífica, lógicamente debe portar insertado el escudo (legalizado), de la villa.

La Corporación Municipal presidida por D. Francisco Luís Grangel Mascarós, puso en marcha los mecanismos necesarios a tal fin. Se contrataron los servicios de especialistas en la materia, que tras el estudio de nuestro pasado histórico, culminaron con la presentación de un nuevo escudo. La tramitación completa tuvo sus inconvenientes derivados del riguroso y complejo tema: desde la necesaria exposición pública, hasta las interpretaciones que unos y otros hacían de las piezas y figuras que debían pertenecer a la composición del blasón, así como la posición de como éstas debían mostrarse.

Por fin, el Ministerio de la Gobernación, previa consulta a la Real Academia de la Historia, remite a la Villa el dictamen de esta alta institución en la que se especifica cómo debería ser nuestro escudo, basándose en nuestros orígenes e historia. En 1.963, el Pleno Municipal, acordó aceptar el citado dictamen de la R. A. H., remitiendo de nuevo la documentación ya corregida y completada.

ESCUDO ACTUAL.- Es importante hacer constar, que el blasón heráldico actual de la Villa de l´Alcora, quedó legalizado mediante el “DECRETO 2161/1963 de 24 de Julio, por el que se autoriza al Ayuntamiento de Alcora, de la provincia de Castellón, para adoptar su escudo heráldico municipal.”

A propuesta del Ministro de la Gobernación Camilo Alonso Vega, el Consejo de Ministros celebrado el 23 de Julio de 1.963 (día anterior del Decreto), dispone en un único artículo la autorización correspondiente. Lleva las firmas del citado ministro y la del entonces Jefe del Estado, Francisco Franco.

Fue publicado en el Boletín Oficial del Estado, número 214, del 6 de Septiembre de 1.963. Páginas 13115 y 13116.

En el Pleno Municipal del 28 de Noviembre pasado, se subsanó un error interpretativo en el orden de los colores (barras de los “Urrea” -Señores de Alcalatén-), y además se protegió la enseña alcorina, mediante una Ordenanza Municipal que reglamenta su uso.

José Manuel Puchol Ten
Cronista Oficial de la Villa. 2009

Imágenes

1_0

3

2

4