L’Alcora está realizando un importante esfuerzo en la protección, conservación y puesta en valor su patrimonio. Un claro ejemplo es el proyecto de recuperación de la Real Fábrica del Conde de Aranda, el edificio más importante de su historia, donde se forjó su identidad como pueblo y donde nació el potente sector industrial de la provincia.

Dentro de este proyecto, y como herramienta para su contextualización, se han puesto en marcha una serie de iniciativas que ponen de relieve el patrimonio relacionado con la manufactura condal y que se encuentra disperso en todo el término municipal y comarcal.

El Ayuntamiento ha elegido un destacado escaparate como es Fitur para presentar en rueda de prensa el creciente potencial turístico del municipio con la Real Fábrica como eje vertebrador, a la que se suman otros importantes reclamos, entre ellos, el Museu de Ceràmica, las rutas y actividades generadas en torno al rico patrimonio cerámico y natural de l’Alcora, los talleres artesanales y los atractivos del casco urbano.

Así lo ha explicado el alcalde de la localidad, Samuel Falomir, encargado de iniciar el acto. “La recuperación y puesta en valor de la Real Fábrica, ya en marcha, nos va a permitir diseñar una interesante oferta turística alrededor de nuestro patrimonio cerámico, industrial y natural, con la que esperamos atraer a un importante número de visitantes”.

No queda mucho para descubrirla. Y es que, según ha indicado el primer edil, comenzará a hacerse realidad este año, tras la ejecución de uno de los proyectos más relevantes dentro del proceso de recuperación de la emblemática fábrica, que se iniciará “en breve” y que servirá para hacer visitable y accesible el edificio de los hornos árabes, datados en torno a 1805. Además, este emblemático espacio se convertirá en centro de información y acogida de visitantes, y en centro de interpretación de los recursos y productos turísticos de

l’Alcora. Desde la Real Fábrica partirán las diferentes rutas e itinerarios turísticos que se están poniendo en marcha.

El director del Museu de Ceràmica de l’Alcora, Eladi Grangel, ha destacado en su intervención que “se trata de uno de los espacios de mayor importancia histórica y patrimonial de la Real Fábrica”.

También se intervendrá, en el marco de esta intervención, en la cubierta de la antigua fábrica Azulejos BIC, SL, contigua al edificio de los hornos, eliminando cerca de 2.000 m2 de fibrocemento y substituyéndolo por materiales más apropiados.

La actuación cuenta con una subvención de 200.000 € procedente del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), enmarcada en el Plan Estratégico Global de Turismo de la Unión Europea para inversiones en inmuebles de patrimonio cultural, y con aportaciones de la Diputación de Castellón y la Fundación Torrecid.

Grangel ha recordado que en la manufactura del Conde de Aranda se originó la que está considerada como la mejor producción cerámica europea del siglo XVIII y que en el Museu de Ceràmica de l’Alcora se puede admirar una de las colecciones más relevantes, que comprende la producción de la Real Fábrica y de los talleres y ceramistas que surgieron a su sombra y que han continuado la tradición cerámica de l’Alcora hasta nuestros días.

El museo es uno de los principales reclamos de la localidad, todo un referente en su ámbito, un espacio dinámico en el que descubrir la cerámica –tradicional y contemporánea– a través de sus colecciones, sus talleres participativos y sus actividades didácticas.

A la Real Fábrica y el Museu de Ceràmica se unen otras potencialidades turísticas. Teresa Artero, técnico superior en cerámica y responsable de didáctica del Museo, ha puesto en valor las rutas que se han creado por el territorio con la cerámica como hilo conductor, entre las que destacan la ruta natural y la ruta urbana del patrimonio industrial.

Asimismo, Artero ha enumerado otros itinerarios, tanto por el casco urbano como por el término, “muy recomendables para conocer y disfrutar del patrimonio alcorino”, haciendo

alusión, entre otras, a la ruta de los murales cerámicos, la ruta del patrimonio (PR-357), la ruta de las ermitas (PR-120) y la ruta “un paseo alrededor de l’Alcora” (PR-CV 90).

Además de estas rutas señalizadas, l’Alcora cuenta con un entorno idóneo para practicar deporte y disfrutar de la naturaleza, por lo que el turismo activo también cobra protagonismo en la oferta para visitar el municipio. El encargado de abordar este tema y de concluir la rueda de prensa en Fitur ha sido Fernando Falomir, gerente de Viunatura, cooperativa de deportes de aventura que tiene su centro de actividades en el embalse de l’Alcora y zonas próximas.

Entre el amplio abanico de actividades al aire libre, se ofrece: kayak, escalada, paddle surf, rappel, vía ferrata, rappel, tirolina, barranquismo, espeleología, piragüismo y tiro con arco.

© Copyright - Ayuntamiento de l’Alcora - Privacidad - Aviso legal
Top
Social: