volver

APUNTES DE PATRIMONIO CONTRA EL CONFINAMIENTO # 20

Lápida de Dña. Juana Delgado Zapata
48,5 × 34 cm
Museo de Cerámica de l'Alcora
Inv. MCA-0240

Este periodo de confinamiento que estamos viviendo, causado por una pandemia cruel e inesperada, supondrá para todos nosotros un momento excepcional en nuestra existencia. Los más mayores no han vivido una situación similar, pues el último episodio tan letal y universal fue la famosa Gripe Española de 1918, bautizada en Castellón como "la cucaracha". Y esperamos que los más jóvenes no tengan que padecer más, o al menos que lo hagan con más y mejores medios para hacerle frente.
Pero lo que es inédito en este tramo de la historia que nos toca protagonizar, es relativamente recurrente a lo largo de los siglos que nos han precedido. Desde la Peste Negra de 1347-1351, la más letal de la historia con 200 millones de muertos, hasta la "cucaracha", con una mortalidad en el mundo de borde 50 millones de personas, y casi 3.000 en la provincia de Castellón, las epidemias han sido cíclicas en el mundo. Algunas, como las 2 mencionadas, especialmente virulentas y globales; otros igualmente impresionantes y casi igual de catastróficas. Si hay algún período histórico con una especial densidad de este tipo de crisis sanitaria, ha sido sin duda el siglo XIX, al menos con respecto a España y al caso concreto de Alcora. Epidemias cíclicas que, combinadas con las también devastadoras guerras, hacen que esta centuria presente un crecimiento demográfico muy inferior a los siglos anterior (XVIII) y posterior (XX).
En el caso de Alcora, según datos de Vicente Sancho Grangel la población pasa de 4.200 habitantes en 1800, a 4.551 en 1900 (Http://sanchograngel1.blogspot.com/.../capitulo-2-evolucion-d...). Es decir, un crecimiento del 8,35% en todo el siglo, cuando en el siglo XVIII el crecimiento en Alcora es del 24% y en el siglo XX el de más del 85%. He aquí los principales epidemias y guerras en la España del siglo XIX que explican estos datos:
1808-1814: Guerra de la Independencia
1833-1834: epidemia de cólera. 300.000 muertos
1833-1840: primera Guerra Carlista (1836: 285 muertos en Alcora)
1846-1849: segunda Guerra Carlista
1847: epidemia de sarampión. Afecta especialmente a la población infantil
1854-1855: epidemia de cólera. 236.000 muertos
1863-1865: epidemia de cólera. 120.000 muertos
1872-1876: tercera Guerra Carlista
1885: epidemia de cólera. 120.000 muertes (288 en Alcora)

La situación en estos episodios pandémicos no era tan diferente a la actual, y al igual que ahora el colectivo más afectado fue el sanitario. Así lo recoge Concepción Calvo Mas en su tesis doctoral (2015) "Castellón Hacia la modernidad. Salud, educación y debate científico (1880-1918) ":
"El 5 de julio Había Mejorada bastante el estado sanitario de los pueblos de la provincia, si bien la epidemia se Había Extendido en los pueblos de Alcora y Costur donde estaba causando Muchas víctimas, especialmente en Alcora (...) el 6 de julio de 1885 , se reunieron el secretario del Gobierno Civil, el alcalde de Castellón y dos concejales de la Vila de Alcora, para tratar la situación en que se Hallabat aquella población como consecuència del estado sanitario de la MISMA. Los médicos que había en Alcora visitaban Enfermos de la población sin descanso día y noche; no eran suficientes para toda la población, máxime si la Enfermedad se extendió a las aldeas anexas a dicha pueblo. Los dos farmacéuticos de la población se hallaban Enfermos (...) ".

A los fondos del Museo de Cerámica tenemos piezas que dan testimonio de algunos de estos hechos. Concretamente en la colección de lápidas funerarias del siglo XIX hay algunos ejemplares que mencionan explícitamente el cólera o un hecho de armas de la 3ª Guerra Carlista (la "Acción de Alcora" del 14 de junio de 1874). La que presentamos en esta nota tiene como protagonista a Juana Delgado y Zapata, de quien poco más conocemos aparte del recordatorio cerámico de su fallecimiento. Es hija de Joseph Delgado, quien fue Intendente de la Real Fábrica entre 1799 y 1808, autor del famoso plano conservado en el Archivo Histórico Provincial de Zaragoza y de la primera "monografía" sobre la Real Fábrica ( "Historia sucinta de la Fábrica de loza fina en Alcora desde sume fundación, año 1727, Hasta Últimos del año 1805 "). Respecto a su hija, sorprendentemente tenemos un retrato hecho en la Real Fábrica en la época en que era administrada por su padre: una plaqueta de bizcocho de relieve, con la imagen de mujer Juana, sentada y de perfil, con un exuberante peinado rollo adornado con una cinta. Gracias a las investigaciones de Miquel Badenes sabemos que esta plaqueta formó parte de una gran exposición de cerámica celebrada en el Palacio de Liria (Madrid) en 1910, donde la presencia de Alcora fue muy grande. En el catálogo aparece con el número 376 y es descrita así: "Placa medallón ovalado, modelo de barro cocido. Doña Juana Delgado, hija del administrador de la fábrica, 1798, de 0,21 × 0,16. Propiedad del Conde de Casal ".
Durante su estancia en el Alcora Joseph Delgado y su hija se instalaron en las afueras de Alcora, según recuerda aún la toponimia popular, que llama "Casa delgas" en la vivienda ubicada en principio del Camino de Santa, bajo la sombra de unos monumentales almeces que, a buen seguro, Juana Delgado y su padre debieron conocer.