volver

APUNTES DE PATRIMONIO CONTRA EL CONFINAMIENTO # 23

Tejeros y ladrilleros de Alcora.

Del mismo modo que en el caso de los alfareros, la existencia de un sector de tejeros y ladrilleros en Alcora está documentada desde el siglo XVI. La ubicación de los talleres solía estar en los arrabales del pueblo, cerca de los recursos que necesitaban: tierra, arcilla y agua. También hemos encontrado referencias de este tipo de establecimientos en otros lugares del término, como el mas de la Foia, en el entorno de la ermita de San Vicente y en el barranco del Rajolar (también llamado de la Gila o del Regatell ).
En cuanto a familias dedicadas al oficio tenemos los Montañés, Grau, Redolat, Ferrer, Deusol, Nomdedéu, Gasch, Grangel, Vilar y García. Algunos de ellos sólo tejeros y ladrilleros y otros también alfareros.
Identificar la producción de cada artesano suele ser muy difícil, por falta de fuentes. Para épocas recientes podemos ayudarnos de la información oral. Así, gracias a Mercedes Trilles Ferrer (madre de la ceramista Merxe Miralles), sabemos que las tejas, baldosas y canalizaciones cerámicas del colegio de la Salle y del Cuartel de la Guardia Civil son de Vicente Ferrer Aicart, su abuelo, un los últimos ladrilleros de Alcora. En las actas del ayuntamiento encontramos también que Ferrer fabricó las tejas del antiguo matadero municipal (el "matadero", hoy Centro de Día).
La documentación histórica nos habla, por ejemplo, de que las tejas y baldosas de Redolat, Deusol, Grau, Nomdedéu y Garcia se utilizaron a las ampliaciones y construcción de hornos redondos del siglo XVIII, según consta en un documento fechado el 11 de julio de 1790, por el que estos artesanos se comprometen a suministrar en la Real Fábrica 160.000 azulejos en menos de 4 meses.
También sabemos que las tejas de Deusol y de Redolat, durante el tiempo que estuvieron establecidos en el paraje de San Vicente (desde finales del siglo XVIII hasta un momento indeterminado del siglo XIX) se utilizaron para reparar la ermita, según sendas documentos de 1779.
Pero el caso más curioso es el de los tejeros Montañés y Deusol. Durante unas obras en la cubierta de la Sangre, en 2004, se recuperó van algunas piezas de barro de los Redolat (que ya se han comentado en el capítulo 9 de "Apuntes de Patrimonio contra el confinamiento") y 4 tejas con las siguientes leyendas: "estas tejas las ha Hecho Joseph Montañes en el Texar del gabacho", "estás teblas [sic] las ha Hecho Joseph Montañés", "Juan" y "Joseph Montañés". Además, hay otra teja con un bonito detalle decorativo vegetal, muy raro en este tipo de apoyo.
¿Qué significa esa referencia a "el gabacho" en una teja firmada por Josep Montañés? La respuesta nos la da Matilde Montañés que en 1745 compra un terreno junto a su marido Juan Deusol, "de nación francés", a quien se referirían de manera coloquial, y algo despectiva, como "gabacho" (gabacho).
Este Juan Deusol lo encontramos ya en 1728, como Jean Deussoles "de nación francés". No es pintor, sino comerciante, y viene en Alcora junto a otros comerciantes franceses (del faja, Pertell, Neyssent) en tiempos de la fundación de la Real Fábrica para gestionar las primeras exportaciones hacia su país. Se casa con Matilde Montañés y se establece en Alcora, donde se integrará al rajolar de su familia política y donde después entrarán a trabajar a sus hijos, Antonio (nacido en 1734) y Agustín (nacido en 1738). Antonio continuará al rajolar familiar, a la partida de la Escaleta, mientras que Agustín se instalará en la partida de San Vicente 1779.
Del periplo de los Montañés también tenemos algunos datos. En 1758 un José Montañés (que puede ser el padre de Matilde o, más verosímilmente, su hermano) compra una tejería el Mas del Molino de la Foia. La misma que en 1786 venderá Francisco Montañés (su hijo?) A José Martín, vecino de la Foia. Y por último, tenemos un Juan Montañés, hermano de José (y de Matilde, siguiendo esta teoría) es Teuler en Llucena según un documento de 1776.
Por último, otra inscripción un tanto grosera sobre teja, que no nos aporta nada respecto a su cronología o lugar de fabricación, pero que resulta muy peculiar. Se encontró en el Maset de Valencia ( "Villa Giralda", en la partida de Les Foies Ferratas) y contiene un mensaje diríamos que muy directo y un poco insultante: "Tu me das las gracias, y yo las recibo p ..."