volver

APUNTES DE PATRIMONIO CONTRA EL CONFINAMIENTO # 25

DÍA MUNDIAL DEL LIBRO. EL LIBRO EN LA CERÁMICA DE L'ALCORA

Hoy 23 de abril, día de Sant Jordi, se celebra el "Día Internacional del Libro y los Derechos de Autor". Una iniciativa que debemos al escritor y editor valenciano Vicente Clavel Andrés (1888-1967), que el 6 de febrero de 1926 propuso al Ministerio de Trabajo, Comercio e Industria que "instaure en España la fiesta anual del libro español en la perdurable fecha del natalicio del inmortal Cervantes ". La respuesta del Ministerio es inminente, y en la Gaceta de Madrid del 9 de febrero de 1926 (el equivalente al BOE actual) publica un Real Decreto por el que se acuerda la celebración de la "fiesta del libro español" el 7 de octubre de cada año, supuesta fecha del nacimiento de Miguel de Cervantes en 1547, si bien no está confirmada y sólo se sabe con certeza la fecha de su bautizo, dos días después.
En 1929, durante la Exposición Universal de Barcelona, ​​los libreros salieron a la calle con un éxito de ventas rotundo, por lo que se acordó elegir una fecha con un clima más favorable para favorecer la participación de la gente. Así que, de conmemorar el nacimiento de Cervantes se pasó a conmemorar su muerte, el 23 de abril de 1616, que coincide con el traspaso, el mismo día y año, de William Shakespeare (aunque, en realidad, ningún los dos geniales escritores faltó ese día).
La fecha del 23 de abril, San Jorge, fue la escogida también por la UNESCO para oficializar el "Día Internacional del Libro" en 1995, dándole así el carácter mundial que tiene en la actualidad.

Después de esta introducción, vamos a ver la vinculación de la Real Fábrica de Alcora con esta fecha y con los libros. El nexo es, en primer lugar, Cervantes y su obra universal, "Don Quijote de la Mancha". La Real Fábrica, empresa moderna, universal y culta, contaba con un impresionante archivo de grabados que servía de fuente de inspiración para la decoración de su producción más valiosa. Así, conocemos 4 placas ornamentales de una misma serie (formato y técnica idénticos), dos de ellas propiedad de la Hispanic Society of America de Nueva York, una del Museo Nacional de Cerámica de Sèvres (París), y la cuarta en paradero no conocido, encontrada por Alexius Feit en un catálogo de 1975 de la casa de subastas Druot, en París. También conocemos una plata circular de una colección privada de Castellón con una escena de Don Quijote llegando a casa de los duques.

Siguiendo con el tema de libros y cerámica, la Real Fábrica nos deja también una pieza muy singular. Un pisapapeles en forma de pequeño libro, que reproduce la portada de un libro de predicciones astrológicas para el trienio 1760-1762, editado en 1759. Todo un "divertimento" o "trompe l'oeil", muy en la línea de los populares platos de engaño de la Real Fábrica. A destacar el detalle de las primeras páginas del libro ligeramente dobladas por las puntas, dejando entrever parte de lo que tienen escrito.

Y si hablamos de libros y Real Fábrica, es de obligada referencia la que está considerada como la primera gran monografía: la "Historia de la Cerámica de Alcora" de Manuel Escrivá de Romaní, conde de Casal, aparecida en 1919 y reeditada en 1945 . No queremos hablar, porque sería interminable, de los contenidos del libro, sino del libro en sí mismo; concretamente del ejemplar que conservamos en el Museo, numerado (núm.74) y con dedicatoria manuscrita del conde de Casal que dice: "dedicado a la Vila de Alcora, mansión de arte, cuna de artistas, gloria de la Patria, por super entusiasta admirador. El Conde de Casal ". Una verdadera joya bibliográfica que a punto estuvo de desaparecer cuando una autoridad municipal lo regaló a un alto cargo del anterior régimen; afortunadamente la buena gestión de un funcionario, el querido José Mulet Sans, evitó este disparate.

Y para concluir, volvamos al principio de esta nota: el día de Sant Jordi. Es curioso como con el santoral tan amplio que reprodujo la Real Fábrica, no conozcamos ningún Sant Jordi ni pintado (placa ornamental, plata, posavasos ...) ni en escultura. Sólo hemos podido identificar, entre el legado de Vicente Artero Aicart (1914-2007) que dio en el Museo la familia, los moldes de una figura de San Jorge que es muy parecida a otra fotografiada pero no publicada por el conde de Casal, desconocemos procedencia y localización actual.