volver

APUNTES DE PATRIMONIO CONTRA EL CONFINAMIENTO # 31

EL MOSAICO DE LAS TERMAS ROMANAS DE SANTA

En 2004, en el transcurso de las excavaciones arqueológicas que se estaban desarrollando en el yacimiento romano de Santa con motivo de la construcción de la nueva carretera CV-190A, se localizó la planta completa de un edificio termal, y en una de las sus dependencias un fragmento de mosaico. Este hallazgo obligó a desviar levemente el trazado del nuevo vial hacia una zona libre de restos arqueológicos, por lo que se ha podido conservar los restos de este singular edificio. Para conocerlo mejor al final de este artículo puede ver una recreación 3D del yacimiento.

El fragmento de mosaico recuperado mide poco más de 3 metros de largo, y su anchura máxima es de unos 70 cm. Originariamente debía cubrir todo el vestíbulo de las termas, si bien sólo se ha conservado este fragmento gracias a la protección que le ha proporcionado el talud sobre el que circulaba una acequia de riego. Ante la imposibilidad de conservar in situ el mosaico, esta excepcional hallazgo fue extraída por un equipo de restauradoras especializadas, y ahora se conserva en los almacenes del Museo separado en tres partes, a la espera de un montaje museográfico definitivo.

Su estudio ha sido realizado por la Dra. Mª Pilar San Nicolás Pedraz, profesora de la UNED. El mosaico está conformado por teselas de piedra blanca, negra, ocre y granate, y teselas de pasta vítrea de color verde y granate. Presenta restos una cenefa decorada con rodillos de hiedra esquematizada entre dos bandas de teselas negras, y como elemento más significativo, un par de sandalias y otro par, peor conservado, que podrían ser también sandalias, o bien pies desnudos o sus huellas (plantae pedum). También se han conservado restos muy residuales de una inscripción, que desgraciadamente no ha podido ser transcrita.

Las sandalias son bastante habituales en los mosaicos romanos encontrados en edificios termales. Normalmente se sitúan en el vestíbulo, y sería una especie de pictograma que indicaría a los usuarios que se encuentran en la sala donde se descalzó y desnudar. Por los motivos decorativos que aparecen en el mosaico, así como por el contexto arqueológico en el que ha aparecido, la Dra. San Nicolás sitúa su cronología hacia los siglos II-III.

El mosaico y las termas que la acogen, forma parte de un destacado asentamiento rural situado al pie del Camino de los Desterrados, eje que comunica la Vía Augusta con las tierras del interior. El lugar presenta unas condiciones óptimas para la explotación agrícola del entorno, y por sus alrededores se localizaron varias lápidas funerarias romanas, así como un conjunto de silos excavados en la roca. Tanto por ubicación y extensión, como por la naturaleza de los hallazgos realizados, Santa es, sin duda, uno de los principales yacimientos arqueológicos de nuestro término.