volver

APUNTES DE PATRIMONIO CONTRA EL CONFINAMIENTO # 32

"In the rain" y el Concurso Internacional de Cerámica de l'Alcora

"In the rain" (2017)
5,5x86x86 cm. Porcelana y colorantes
Viorica Bocioc (Rumanía)

Llevamos hoy los "Apuntes de Patrimonio" una obra de cerámica contemporánea, la primera que presentamos en este confinamiento. Se trata de una excelente pieza de la ceramista rumana Viorica Bocioc, elaborada con porcelana y colorantes, de una notable complejidad técnica y un convincente resultado estético. El título no puede ser más elocuente: "In the rain" ( "en la lluvia"), pues parece que el artista se ha ayudado de la lluvia para darle a su creación el aspecto deseado, con cientos de pequeños cráteres que aparentan haber sido producidos por los efectos de una virulenta tormenta.
La obra fue galardonada con el 3º premio al 37 Concurso Internacional de Cerámica de Alcora, conocido por sus siglas, CICA. Desde entonces, desde el verano de 2017, forma parte de la exposición permanente de cerámica contemporánea de la 2ª planta del Museo de Cerámica de l'Alcora.

A través de la obra de Viorica Bocioc queremos hacer algunas reflexiones, breves, alrededor de lo que significa el CICA para Alcora. En primer lugar, supone acercar otras perspectivas geográficas, otras tradiciones cerámicas, en nuestra particular visión local. CICA no lleva la "y" de adorno, sino que es un apelativo más que merecido: en las 10 últimas ediciones (desde 2010 hasta 2019) se ha registrado una inscripción media de 167 ceramistas, los que sólo el 36% eran españoles, y el resto (64%) procedían de otros 32 países. Quiere decir esto el concurso se nutre de tradiciones artísticas / culturales muy diferentes, lo que aporta a la exposición una potente diversidad de lenguajes creativos sobre soporte cerámico, y de ello se beneficia la colección de cerámica contemporánea de nuestro Museo.

Pero más allá de las cifras de participación, que son un apoyo a la labor realizada ya la vez un compromiso para futuras ediciones del CICA, hay intangibles que nos permiten valorar también la repercusión del concurso en el campo de la cerámica contemporánea, donde está considerado como uno de los más acreditados del mundo. Entre los ceramistas, fue seleccionado para la exposición es considerado casi como un premio (de esos 167 participantes anuales que hemos comentado antes para el periodo 2010-2019, sólo 41 son escogidos de media para la exposición), y por eso toman todas las medidas a su alcance para garantizar la llegada al Museo, en perfecto estado, de la obra seleccionada, aunque desgraciadamente no siempre es así. CICA es, por tanto, sinónimo de prestigio para los artistas, y formar parte de la exposición y del catálogo, un mérito a destacar en el currículum. En este sentido, es proverbial la meticulosidad de los ceramistas orientales (Taiwán, China, Japón, Corea del Sur) en la preparación de los embalajes. Otros, más cercanos, no dudan en hacer desplazamientos de hasta 1.500-2.000 km para llevar la obra personalmente desde Francia, Bélgica, Países Bajos, Alemania, Suiza, Reino Unido ..., pero también de Rusia, Venezuela o Japón. En cuanto a desplazamientos y embalajes, mención especial merece Viorica Bocioc, que trasladó "In the rain" desde Lugoj (Rumanía) hasta Alcora (2.550 km) en autobús !!! atravesando 6 países con una "rueda" de 120 cm de diámetro y 30 cm de ancho.

Y en sentido inverso, también. Desde la organización somos conscientes de los esfuerzos que realizan los ceramistas de todo el mundo y miramos para ofrecer la mejor plataforma de difusión para su trabajo. Tampoco nos olvidamos del otro factor esencial en este proceso comunicativo a través del arte: el destinatario; es decir, el público. Por eso la 40 edición del CICA, convocada para 2020, ha retrasado las fechas de la exposición respecto a los años anteriores (del 16 de octubre al 23 de diciembre) con el objetivo de llegar a un público más numeroso y diversificado . Desgraciadamente la actual situación de decreto del estado de alarma y suspensión de los plazos administrativos ha afectado el período de presentación de inscripciones, que se tendrá que alargar hasta mediados de junio, lo que repercutirá probablemente en un atraso de las fechas inicialmente previstas para la exposición.

Sea como sea, el 40 CICA 2020 sigue su curso y la exposición se celebrará, logrando así una longevidad inédita en este tipo de convocatorias artísticas en nuestro país. Y de cara al futuro más inmediato, no descartamos modificar la cadencia anual del concurso para transformarlo en bienal, siguiendo un camino ya recorrido por otros concursos, con el ánimo de reforzar la estructura organizativa y seguir ofreciendo un espacio de confluencia entre el público y la obra de ceramistas tan apasionadas como Viorica Bocioc, autora de la pieza destacada hoy en este "Apuntes de Patrimonio".