EL DESARROLLO DEL SECTOR INDUSTRIAL

La industria azulejera.

"De 1960 a 1965 va a producirse un gran aumento en la producción azulejera. Paralelamente a esta euforia va a producirse un curioso espíritu emancipador de los productoras alcorinos que, con capitales muy exiguos, montaron sobre Propias Fábricas a base de maquinaria procedente del desguace de Otras Fábricas en trance de modernización "

José Quereda Sala: "Alcora y sume industria azulejera". Cuadernos de Geografía, nº 13. Facultad de Filosofía y Letras. Universidad de Valencia, 1973.

La primera gran expansión de la industria cerámica local se produce a finales de la década de 1950, pasando de 8 fábricas en 1955 a 22 en 1960, en una tendencia positiva que se mantendrá a lo largo de los siguientes años, llegando a 64 fábricas 1965.

Las nuevas factorías dependían de nuevas fuentes de energía que sustituían a la "malea" o leña de monte. Por lo tanto las variaciones en el precio del carbón, petróleo o gas natural (siglos XX y XXI) junto con las inestabilidades políticas en los países productores de energía o en los mercados, ocasionaron diferentes crisis en el sector. En los años 90 y por causa del boom inmobiliario español habrá otro repunte de las ventas con el correspondiente crecimiento en el número de empresas / hornos, lo que reportará una nueva gran migración pasando la localidad de 8.000 a 11.000 habitantes en unos 15 años . Desde 2008 la bajada del consumo interno en el país provocará otra crisis de ventas que se ha visto compensada en parte con la apertura de nuevos mercados internacionales.

La chimenea de Gaya.

En la década de 1950 algunas factorías erigieron imponentes chimeneas que las hicieron destacar del resto. Estas chimeneas mejoraban el tiro en la combustión y por tanto rentabilizar el combustible. Además, se alejaban de la población los humos de la combustión. En Alcora también se construyen algunas chimeneas como símbolo de hegemonía de unas marcas sobre las otras. La que vemos aquí está bautizada: se llama Victoria y aunque actualmente está despojada de su horno, sigue siendo emblema y recuerdo de la fábrica de azulejos Gaya (1922).