EL NACIMIENTO DEL SECTOR INDUSTRIAL

El nacimiento del sector industrial azulejero

"(...) Nombramos así Mismo un Regidor Cuadra de Baldosas en la forma antecedente: todos los quales Concejalas de Quadra serán a elección del Director (...)".

Primeras Ordenanzas de la Real Fábrica. 1727

La Real Fábrica del Conde de Aranda elaboró ​​mostradores desde su fundación, pero fue una producción escasa, rara vez seriada y generalmente por encargo.

A lo largo del siglo XIX la producción de cerámica plana sigue siendo minoritaria en relación con la fabricación de loza y alfarería. No será hasta 1903 cuando Salvador Cotanda funda la primera fábrica dedicada a la producción de azulejos: La Progresiva. A ella seguirán otros que configurarán el que podemos considerar primer núcleo del azulejo de Alcora: La Paloma, La Esmeralda, Gaya, Diago, Agustín Nomdedéu Vié, Gómez, y otros que ocuparán las antiguas naves de la Real Fábrica: Tilesa, El cacao y BIC. Azulejos Sanchis (1919), que se encuentra delante de nosotros, decoró la fachada con un panel de azulejos pintados por José Cotanda Aguilella, a quien está dedicada la plaza en la que nos encontramos.

Estas primeras factorías conviven con las de vajilla y loza decorativa: Fábrica de Loza y Azulejos de Cristobal Aicart (1895-1944), Ramos y Cia (1944-1948), Eugenio Macián (1939-1940), LEJUFE (1943-1944), la Cerámica Artística (1942-1947) y más recientemente la Muy Noble (1976-2008)

el prensado

La Real Fábrica ya contaba con algunas prensas para la elaboración de piezas seriadas. En el dibujo podemos ver un ingenio de husillo para la realización de una plata con molde de escayola.

Ya desde el siglo XIX comienzan a utilizarse maquinarias que homogeneizan la forma de las baldosas y compactan mejor la masa, por lo que se pueden elaborar piezas más sólidas y más delgadas.

Después de la Guerra Civil de 1936-39 se generalizan las prensas de fricción eléctrica, accionadas por un solo operario, como la que podemos admirar en esta plaza, fechada en 1957.