San Antonio Abad

San Antonio Abad se celebra el sábado más próximo al 17 de enero.

La Festividad tiene una gran tradición y notables singularidades en Alcora. En primer lugar, ya diferencia de lo que sucede en la mayoría de localidades de la provincia, no se construye una única hoguera, sino que cada barrio tiene su propia, y la comitiva oficial las visita todas, tras la preceptiva bendición de los animales, haciendo así partícipe a toda la población. Las hogueras, la procesión de los animales, y el sabroso "Prim" (una pequeña torta hecha con harina, azúcar, aguardiente y aceite de oliva), son los protagonistas de la multitudinaria fiesta. El clamoroso "Vitol en San Antonio!", Enmarca toda la protección y clemencia solícita, para animales y jinetes.

El acto cumbre de la programación festiva es la Matxà y, en cuanto a la Vila de Alcora se refiere, lo más destacable es la recua, el alcorina y autóctona, que desfila integrada en la célebre procesión junto con el resto de animales.

La comitiva o matxa rememora secular recocido arriera, que en el siglo XVIII se encargó de transportar las preciadas cerámicas de la Real Fábrica de Loza y Porcelana del Conde de Aranda por toda la geografía española.

San Antonio también es celebrado en las pedanías de la Foia y Araia.

Al Alcora se sigue representando la recocido en la celebración de San Antonio (a mediados de enero) gracias al esfuerzo de la Asociación Tradicional recocido Arriero.

Composición estándar de la recocido: Un mínimo de cuatro mulos y 8 personas, el primer animal montado por el guía armado con un trabuco, el segundo y el tercer llevan la mercancía y el último animal lleva dos cencerros de gran tamaño con los que advertían de su llegada a posibles compradores.

Vestuario de los arrieros: Pantalones de paño negro, camisa blanca, calcetines blancos y alpargatas valencianas. El vestuario se completa con capa española, pañuelo atado en la cabeza y sombrero.

Herramientas de las caballerías: Capçanes de gala con mosquero de borlas, peto, riscos y mantas de colores vivos (rojos y granate en los flecos, bordados y borlas) La carga iba tapada con mantas de lana posiblemente manufacturadas en Morella o poblaciones cercanas.