HISTORIA

Un museo para que disfrutas de la cerámica.

El Museo de Cerámica de l'Alcora nace en 1994 con la vocación de recuperar, exponer y divulgar el patrimonio cerámico de la localidad de Alcora.

El organismo depende del Ayuntamiento de Alcora y actualmente cuenta con 800 m2 de exposición y más de 800 piezas de cerámica distribuidas en tres exposiciones permanentes: Cerámica de Alcora (la Real Fábrica del Conde de Aranda y producciones posteriores ), Alfarería Popular de Alcora y Cerámica Contemporánea.

Cabe destacar el espacio dedicado a la Real Fábrica enriquecido mediante la firma de convenios para la cesión temporal de fondos procedentes del Museo de Cerámica de Barcelona, ​​el Museo de Bellas Artes de Castellón, el Museo Nacional de Cerámica Gonzalez Martí de Valencia e importantes col • colecciones privadas de Alcora.

Las cerámicas se presentan en un moderno discurso expositivo, acompañadas de herramientas, materiales y documentos, con el fin de acercar al visitante a los procesos creativo y tecnológico: grabados y dibujos originales de la Real Fábrica, planchas para la estampación calcográfica, pinceles, secuencias de imágenes sobre los procesos de fabricación, etc.

La producción de la Real Fábrica (que constituye el núcleo principal de la sección Cerámica de Alcora), se complementa con una destacada selección de la col • colección de lápidas funerarias del siglo XIX y la obra de los talleres y ceramistas que surgieron después de la Guerra de 1936-1939 y han mantenido viva hasta nuestros días la identidad de la cerámica decorada al modo de Alcora.

La sección de Alfarería Popular rinde homenaje a la larga tradición local en esta actividad, que se remonta al menos a mediados del siglo XVI, con dos jarras de vino, dos cántaros y un barreño del maestro alfarero Gabriel Redolat (muerto en 1599), tejas de las familias Montañés y Deussoles (siglo XVIII), dos grandes jarras de aceite de gran capacidad de la alfarería de los Aicart (siglo XIX), y sobre todo el legado de la familia Nomdedéu, 7 generaciones de alfareros en activo entre principios del siglo XVIII y 2002.

También se ha recreado todo el proceso del trabajo alfarero, desde la mina hasta el horno, incluyendo las herramientas del alfarero, las arcillas empleadas, la composición del esmalte y, como objeto destacado, un turno de pie de la alfarería de los Nomdedéu fechado hacia finales del siglo XIX.

Por su parte, la Sección de Cerámica Contemporánea cuenta con cerca de 100 obras expuestas y representa un amplio abanico de la cerámica de autor de las últimas 3 décadas en todo el mundo.

Las instala • instalaciones cuentan también con dos salas exposición temporal que permitirnos dinamizar la programación del Museo con exposiciones de producción propia o ajena, con el Concurso Internacional de Cerámica como muestra de referencia cada verano.

Pero el espacio más preciado del nuevo Museo de Cerámica de l'Alcora se encuentra en la planta sótano, donde se ubica el Taller Cerámico, equipado para ofrecer todo tipo de actividades tanto al público escolar (predominante) como grupos de todas las edades.

La visita a las exposiciones del museo se puede realizar de manera libre oa través de las diferentes propuestas que ofrece el departamento de didáctica, tanto para público escolar como general, sumando a la experiencia la posibilidad de convertirse en el propio artista ceramista de cualquier periodo.