LOS MOLINOS

"En el año 1731 se construyó Otro nuevo molino para moler los vernices y colores igual y inmediato a lo que ya Abia, y los dos muelen con ocho muelas"

(Documentación de la Fábrica. Archivo Histórico Municipal de Castellón).

Además de los 7 molinos harineros hidráulicos, Alcora contaba con varios molinos dedicados a la molienda de materias primas para la fabricación cerámica: arcilla, esmaltes y colores cerámicos.

Entre ellos podemos destacar los ingeniosos molinos hidráulicos situados en la Real Fábrica. Conocemos la existencia de 2 molinos de 4 moles cada uno que se accionaban a través de una noria que tomaba el agua de la acequia mayor de la Vila y que lleva el agua del embalse Alcora, situado en las cercanías de la pedanía de la Foia.

La Real Fábrica también contó con 2 molinos de sangre, seguramente para moler la arcilla antes de pasar a las balsas de decantación.

Estamos ahora situados en la zona que ocupó el "Molino Barniz" o "Molino Nuevo de Custodio", lo que además de las muelas que se pueden ver, se conservan algunas partes subterráneas bajo esta plaza.

Los molinos de barniz y colores.

El barniz que cubre las piezas cerámicas es una mezcla de silicio, alúmina y fundentes. El silicio de los barnices de la Real Fábrica solía provenir de la arena o del vidrio; y el fundente, de diferentes compuestos de plomo. Los colores cerámicos se utilizaban para pintar los motivos decorativos o para colorear el barniz. Era habitual calcinar y moler los compuestos de las mezclas para lograr la mayor homogeneización posible.